¿Cómo elegir una almohada?

¿Cómo elegir una almohada?

Elegir una almohada no es decisión fácil ya que se trata de un elemento totalmente determinante en lo que al descanso se refiere. Cuando nuestro descanso es adecuado, estamos evitando problemas circulares,  dificultades en la respiración, insomnio o lesiones cervicales.

La función principal de la almohada es asegurar la columna vertebral recta, en su posición natural, para garantizar el descanso sin sufrir dolores musculares.

Comprar una almohada se trata de una decisión muy personal que depende de diferentes variables, a cada cual más importante,  como la posición que adoptas al dormir, su firmeza o la altura.

Por ejemplo, si duermes de lado, es recomendable una almohada firme con la altura suficiente para no hundirse. Si por lo contrario, tu postura habitual es boca abajo o boca arriba no es necesaria tanta altura ya que estaríamos forzando el cuello, y es preferible que su firmeza sea más bien intermedia.

Estos factores dependen en gran parte a la composición y propiedades de la almohada, que puede ser de fibra, viscoelástica o de látex.

La fibra de las almohadas favorece la transpiración y absorbe la humedad. Esto las hace frescas, perfectas para calurosos, debido a que son lo suficientemente firmes para evitar que te hundas en ellas.

Pero si lo que buscas es la adaptabilidad, una almohada viscoelástica es perfecta para un mayor soporte y confort. Sujeta la zona del cuello adaptándose a la línea natural de tu cuerpo consiguiendo un descanso óptimo.

Y para acabar, las almohadas de látex. Se caracterizan por tener una textura muy suave y ser las más ligeras, lo que permite moverse libre y cómodamente durante las horas de sueño.

Es importante recordar, que la vida de una almohada es entre 2 o 3 años, sin perder sus propiedades iniciales.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Tipo de código